Buscar
  • NEUROHIPERCUBO

El cerebro cambiante, más plasticidad que neurogénesis


La neurogénesis, es el proceso de formación de nuevas neuronas en el cerebro, hoy es un concepto utilizado con frecuencia por neurocientíficos e investigadores del cerebro, pero también parece estar de moda y se menciona en otras áreas, las cuales a menudo asignan a este fenómeno características contrarias a su biología y al rigor científico.


En lo personal con cierta frecuencia me encuentro con información de especialistas en PNL, Coaching, Terapeutas y hasta Educadores o Psicólogos, según la cual cada vez que aprendemos estamos generando nuevas neuronas o por ejemplo: qué al hacer ejercicio aumentamos la neurogénesis y por esta razón mantenemos más joven nuestro cerebro. Detrás de estas afirmaciones encontramos falacias y exageraciones sobre qué es la neurogénesis y cuál es su función en el tejido nervioso. Por eso considero conveniente poner un poco de contexto en este asunto.


Al nacer un ser humano posee un impresionante número de neuronas, aproximadamente 100.000 milllones de ellas, todas generadas durante el desarrollo del embrión. Generar esta cantidad de células requiere de una extraordinaria capacidad de proliferación, se ha calculado que en el pico proliferativo el cerebro del embrión genera 250.000 nuevas neuronas cada minuto, esto es, genera un millón de nuevas células cada 4 minutos, neurogénesis en su máxima expresión.


La neurogénesis masiva durante el desarrollo, prácticamente se detiene antes del nacimiento, este es un hecho conocido por los neurocientíficos desde hace décadas y nos lleva a afirmar que prácticamente nacemos con las neuronas que usaremos en nuestra vida. Sin embargo, la ciencia avanza y en cerebros de ratas y ratones, modelo de los cuales proviene la mayoría de los resultados del tema, se ha demostrado que si existen algunas regiones cerebrales que mantienen algo de capacidad proliferativa a lo largo de la vida del individuo.

Ahora bien, la historia se hace aún más dura cuando estudiamos el cerebro humano, donde pocos estudios, como el publicado en Cell por el Doctor Jonas Frisen de Suecia y su equipo, empleando técnicas de marcaje de isotopo carbono 14, concluyen que sí existe neurogénesis en el cerebro humano adulto, aunque al final se sitúan en el orden de 1400 el número de neuronas nuevas que podríamos generar al día. Acá vale la pena poner las cosas en proporción, aún aceptando este número como cierto, sería fácil calcular que las nuevas neuronas a lo largo de nuestra vida adulta rondarían los 30 millones.


Interesantemente, 30 millones de las 100 mil millones mencionados antes, implicarían a su vez que en toda nuestra adultez solo podríamos reponer 1 de cada 3 mil neuronas de nuestro cerebro. Visto lo anterior, resulta poco razonable plantear que la plasticidad, el aprendizaje o la salud de nuestro cerebro se base principalmente en la neurogénesis, como vienen a plantearnos tantas conferencias y artículos en internet.



Más aun, el tema de la neurogénesis en el cerebro humano adulto sigue siendo debatido en la actualidad. Podemos por ejemplo considerar los estudios más recientes de grupos punteros del área, como el del Dr. Alvarez Buylla de la Univeridad de San Francisco, publicado en el 2018 en Nature y según los cuales no encontraron evidencias de la existencia del nacimiento de nuevas neuronas en cerebros de personas adultas. Así las cosas, la neurogénesis en el cerebro adulto se mueve entre ser un proceso inexistente o en todo caso uno muy limitado y localizado, no todo lo que brilla es oro.


La neurociencia nos enseña que en el cerebro, el aprendizaje depende de cambios a nivel de la conectividad de las neuronas y los circuitos cerebrales, esto es, de la neuroplasticidad, a través de procesos como la potenciación a largo plazo, establecimiento de nuevas sinapsis o activación de sinapsis silentes, los cuales serían algunos de los mecanismos posibles para que estos cambios ocurran. De esta manera, cuando hablamos de aprender o modificar nuestros circuitos, hablamos de cambiar, fortalecer o modular las conexiones entre neuronas y grupos de neuronas en diversas áreas del cerebro, y en contraposición no hablamos de que sea necesario crear e integrar nuevas neuronas para “aprender” nuevas cosas.


PhD Renny Pacheco

286 vistas
Todos los derechos reservados NEUROHIPERCUBO® 2020