Buscar
  • NEUROHIPERCUBO

El poder de las palabras



Más allá de lo que decimos, importa el cómo lo decimos y desafortunadamente eso lo tenemos muy olvidado en estos días. México enfrenta una situación de seguridad y política muy complicada, hemos vivido momentos muy duros y trágicos como sociedad que, aunado a la mala información y a las malas intenciones de muchas personas, provoca que se incremente la desconfianza y el temor.


Necesitamos ser más responsables con la información y en la forma en la que la distribuimos porque de eso depende la tranquilidad, la cooperación y el trabajo en equipo como sociedad para poder cambiar las cosas. Hoy, todos podemos ser un reportero con un celular en la mano pero no nos detenemos a analizar lo que vamos a comunicar y nos expresamos sin pensar en los demás y sin empatía, dando como resultado el que no logremos conectar y que las palabras que usamos no hayan podido cumplir el objetivo, pero sí hayan podido herir o hacernos parecer las personas que realmente no somos.


Empecemos por los comunicadores, aquellos que están en los medios y que tienen una mayor difusión y alcance, ni ellos se han escapado de esta problemática, ahora imaginen a todas las demás personas, en el día a día, en nuestros lugares habituales en donde nos informamos de todo unos a otros. Las palabras y la manera en que las utilizamos pueden ser tan poderosas como cualquier arma, nuestro lenguaje corporal y la sensibilidad para conectar con los demás son habilidades que tenemos que desarrollar y trabajar para que cuando hablemos no lo hagamos sin sentido y sin argumentos, sino que lo que hablemos sea para transmitir un buen mensaje y que logremos hacer sentir bien a las personas que nos escuchan para que no se limiten a oírnos sino que realmente nos recuerden como

personas y también a nuestro mensaje.


Dicen que hablar sana, que cura las heridas del alma y es verdad, porque cuando nos guardamos todo lo que pensamos, lo que sentimos, nuestras ideas y nuestras opiniones, creo que básicamente estamos viviendo en un mundo entre rejas y paredes que nos bloquean todas las salidas. Los niños hablan y hablan y a veces hasta pedimos un descanso porque nos dan tanta información que debemos tener un momento para digerirla, pero ellos no tienen frenos y expresan todo lo que sienten de una forma sencilla y natural. Claro que como adultos ya cuidamos un poco más los tiempos y las formas para hacerlo, pero hay quienes deciden no hablar por miedo o por inseguridad.




En todas las profesiones debemos de comunicarnos, de interactuar con los demás, de exponer, de dar nuestro punto de vista, de estar en juntas, citas de negocios, reuniones con los directivos y equipo y en absolutamente todas las situaciones lo debemos de hacer. Mi consejo es que aprendan a conocer su voz, sus gestos y su sonrisa, que practiquen un poco frente al espejo, que su saludo sea firme y que comprendan que tratándose de temas delicados debemos de ser cuidadosos y respetuosos porque no hay nada más importante que hacer sentir bien a los demás con nuestra presencia y con nuestras palabras. No importa si eres el director general de una gran corporación, esa parte sensible, humana y de empatía debe de estar siempre presente.


Hablemos de todo y con todos sin olvidar que nuestras palabras y nuestro lenguaje corporal tienen un gran impacto en quienes nos escuchan, aunque lo dudes, lo más mínimo queda grabado en el subconsciente y una persona podrá generarse una buena o mala impresión de otra en cuestión de segundos.


Como mexicanos necesitamos unirnos y acompañarnos, hablarnos y no atacarnos, olvidar las diferencias lo más posible porque ante todo somos seres humanos y aunque hoy nuestra bella tierra esté pasando por duros momentos, estoy segura de que con el trabajo, respeto y unión de todos empezando por nuestras familias, lugares de trabajo, y redes sociales estaremos sumando y poco a poco podremos salir de este difícil momento.


Las palabras pueden acariciar el alma pero también te pueden hundir y lastimar profundamente. ¡No lo olviden!

Samantha Goode

143 vistas
Todos los derechos reservados NEUROHIPERCUBO® 2020