Buscar
  • NEUROHIPERCUBO

¿Tus redes transmiten lo que eres?



Las redes sociales nos han abierto un canal inmenso para comunicarnos, acercarnos, conocer el mundo y compartir en cuestión de segundos cualquier pensamiento, idea, acontecimiento o noticia. Hoy todos nos hemos convertido en reporteros solamente por tener un celular. Aquellos tiempos en los que teníamos que ir a revelar los rollos de las cámaras fotográficas y en donde no existían los filtros instantáneos para hacernos ver mejor o cambiar por completo nuestra apariencia, han quedado en el olvido y ahora todo se puede hacer en un pestañeo.

Es una maravilla el poder contar con todos los beneficios que nos brinda la tecnología, pero también implica una gran responsabilidad que no dimensionamos. Nuestra imagen puede deteriorarse si no hacemos un correcto uso de las redes, no debemos descuidarnos. Todo lo que escribamos, comentemos o compartamos será un reflejo de lo que somos. Las redes sociales no son únicamente para socializar y para mantenernos en contacto con amigos y familia, van más allá de eso, son una valiosa herramienta para darnos a conocer, para potenciar nuestra marca, para vendernos o vender algún producto o servicio, para ayudar, conseguir trabajo, hacer negocios y para cualquier cosa que se nos ocurra. Por todo lo anterior es que debemos aprender a sacarles el provecho necesario proyectando lo que queremos y somos.


La foto de perfil dice mucho de nosotros, manda estímulos y las personas que la ven se crean una primera impresión al verla, juegan un papel valioso a la hora de buscar un trabajo, incluso existen empresas que buscan a los candidatos en sus redes para saber más de ellos y si empezamos con una foto de perfil desafortunada entonces estaremos restando puntos a nuestras posibilidades para conseguir el empleo. Mi recomendación es que tengan un WhatsApp personal y otro profesional y si no es posible, entonces elijan una imagen profesional para su foto de perfil y no abusen de los filtros, utilicen colores en la ropa de acuerdo con el mensaje que desean enviar, si su trabajo es de autoridad entonces el color negro es una excelente opción, pero si no lo es, entonces pueden optar por otros colores. Nunca una imagen reveladora o una que muestre sus gustos o preferencias políticas, religiosas o deportivas, inviertan en una buena fotografía, recuerden que es su carta de presentación digital. Cuiden su ortografía al máximo, hagan cometarios siempre de manera respetuosa y elegante, si van a mandar correos electrónicos eviten los emojis porque restan profesionalismo, esos déjenlos para los amigos y familia. No hablen mal de la empresa o institución en la que trabajan y tampoco de sus jefes o compañeros de trabajo.


Lo increíble de la tecnología, es que puede acercarnos con cualquier persona de cualquier lugar del mundo, pero también nos ha alejado cada día un poco más porque por ejemplo, hemos sustituido el teléfono tradicional por los celulares, pero no para escuchar nuestras voces, sino para mantenernos comunicados por mensajes de texto, en donde tratamos de transmitir emociones, historias y momentos, sin embargo cuando tenemos la necesidad de vernos físicamente, todo cambia y pareciera que ni nos conocemos porque no logra coincidir lo que reflejamos en nuestras redes con lo que en ese momento están percibiendo de nosotros de manera presencial.


Debemos aprender a mandar mensajes congruentes, que las personas sepan y perciban que somos la misma persona y que no tenemos miedo de hablar frente a frente, esa rara y olvidada costumbre de vernos y sentirnos podría ser una maravillosa experiencia. Cuenta lo que eres, comparte lo sabes, levanta la voz, escribe y nunca olvides que la imagen que quieres proyectar en redes sociales deberá coincidir con lo que realmente eres si lo que buscas es conectar, persuadir y enamorar a tus clientes, amigos y familia. Las redes no son un escudo, son la herramienta más poderosa para conectar con el mundo entero, pero hazlo desde la humildad, la congruencia, creatividad y corazón.


“Somos lo que vestimos, lo que decimos y cómo lo decimos.”

Samantha Goode


241 vistas
Todos los derechos reservados NEUROHIPERCUBO® 2020